Baja frecuencia de recaída tras el tratamiento con ondas de choque

Las ondas de choque son ondas acústicas de baja frecuencia y alta energía, similares a ultrasonidos pero de mucho menor frecuencia y densidad, que se aplican en el tejido lesionado con el objetivo de recuperarlo y logrando una completa y satisfactoria mejoría en la calidad de vida del paciente. 

Las patologías que se tratan mediante ondas de choque son la Tendinosis del manguito de los rotadores, Epicondilosis lateral y medial “codo de tenista” y “codo de golfista”, Tendinosis rotuliana y cuadricipital, Fascitis plantar con o sin espolón calcáneo. Tendinosis aquilea, Calcificaciones del tendón supraespinoso.

El tratamiento con ondas de choque es fantástico para múltiples patologías; una de las técnicas que se ha tratado desde un inicio es la fascitis plantar.  La onda de choque tiene una gran efectividad para tratar esta patología y la frecuencia de recaídas es muy baja, así lo indica Vicente López, médico rehabilitador del Hospital San Juan de Dios de Tenerife.

La onda de choque es un tratamiento lento pero bastante seguro y efectivo a largo plazo; mientras que otras opciones como la infiltración de corticoide presentan mucha eficacia temprana pero frecuentes recaídas. Que el tratamiento sea por infiltraciones o por ondas de choque, hay una serie de medidas que Vicente López nos recomienda como: realiza estiramientos, evita largas caminatas y usa plantillas blandas siempre que puedas. 

Sección
Centro principal